Ante las horas graves que arrostra España en esta década presente de caos y disolución, prestos a la próxima celebración de elecciones, en la brecha más atroz que haya enfrentado de hodierno la unidad española, nos permitimos realizar dos observaciones.

I. El fetiche de la mercancía —ha de decirse con justicia en nuestra época—, todo lo ha cubierto. Los candidatos hoy concurrentes por lista a la presidencia del gobierno, si no ya el propio procedimiento electivo, son todo un producto del mercado mismo. Caras bonitas y joviales, trajeados a medida, gestos forzados, carnalidad desmedida… Embalados justo para elegir en urna el mejor valor.

II. El Estado de partidos hoy vigente en la Península está decayendo por causas internas. Concurren al tiempo las leyes de hierro de la oligarquía y la anaciclosis. A saber: la ausencia española del hombre de Estado no está tanto en la incapacidad manifiesta de nuestros gobernantes en gobernarnos, cuanto que, por su enquistamiento, en la incapacidad intrínseca de los partidos por regenerar sus elites. La efebocracia es su ruina.

Pudiéramos atizar con furia las necedades que sus señorías han expuesto estas semanas en por entre los estrados y televisiones patrios. Pero, ¿para qué? El lector avezado ya lo habrá hecho.

No obstante, advertimos:

En los debates de la clase política presente no hay más allá de escenarios, juegos de máscaras, falsos tecnicismos, estadísticas, gestos forzados, frases hechas y dogmática ideológica progresista. Quien quiera buscar allí, busca donde no hay. Tan mísero es el nivel filosófico y técnico dispuesto de sus señorías que la lubricidad en el trato resulta repulsiva.

Quo vadis Hispania?

Estridencias, aleos, insultos, halagos, roneos… El parlamentarismo es la pornocracia, esto es, el gobierno de las concupiscencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Vox: ¿votarlo o no votarlo? Esa es la cuestión.

Leí varios artículos días atrás sobre Vox y su problemática para un…

Campos de Estrellas

Reseña crítica del Libro: «La restauración de la cultura cristiana» Autor: John…