Ignacio Mollá es Comandante de Infantería en la Reserva; estuvo destinado como teniente en Regulares de Ceuta y en el Grupo de Operaciones Especiales Nº1 en Colmenar Viejo (Madrid). Como capitán, fue profesor en la Academia Especial Militar y Capitán Jefe de la Compañía de Transportes de la Agrupación Logística de la División Acorazada, también en Madrid, antes de su paso a la Reserva Transitoria en el año 1993.

A día de hoy es Socio Director de la empresa “AVANTE Consultores”, dedicándose a la Formación de Empresa y  colabora habitualmente  en el mundo empresarial como conferenciante en el ámbito del Liderazgo, Motivación y Ventas.

Paralelamente a su profesión actual, ha ido desarrollando su interés y afición por el Descubrimiento y conquista de América, impartiendo varias conferencias sobre este tema tan importante de nuestra historia: El descubrimiento de América, Un enfoque diferente; Pedro Menéndez de Avilés: El Adelantado de la Florida. Morir en la mar: El hundimiento del dragaminas Guadalete. Y El Valle de los Caídos, aspectos inéditos.

Tras su última participación en el programa Ciudadela (RadioYa) sobre “La Injusta Leyenda Negra”, nos acompaña en Revista Hispánica con motivo de la proximidad del día 12 de octubre.

NO ME GUSTA EL 12 DE OCTUBRE

Tal como está planteado actualmente la festividad del 12 de Octubre, no me gusta, porque se eligió esa fecha como DÍA DE LA FIESTA NACIONAL dada la importancia que tuvo en la historia del mundo el Descubrimiento de América, pero debemos reconocer que año tras año, en ese importante día, nuestro corazón y cabeza están puestos en muchas cosas menos en Ecuador, Perú o México…

A mí me gustaría que el 12 de Octubre sea otra cosa, que sea precisamente lo que significó ese día, y sólo eso, que ya es mucho: LA FIESTA DE LA HISPANIDAD (actualmente no lo es: ni de manera oficial ni en la práctica) y que sea también, desde luego, el día del Pilar y la festividad de la Patrona de la Guardia Civil. Pero que no sea “el Día del Desfile”.

Porque si ese día es fiesta en España, pero no es la Fiesta Nacional de España, igual nos encontramos con que podemos dedicar una jornada al año, que no es mucho pedir,  a la noble y necesaria tarea de hacer pedagogía sobre lo que significa La Hispanidad. Y si nosotros los españoles fuéramos los primeros que de verdad nos creyéramos lo de la Madre Patria, habría que dedicar ese día como digo a eso, a hermanarnos y a celebrar con todos los países hispanoamericanos lo mucho y bueno que España hizo en el Nuevo Mundo en el pasado.  Y el que tenga dudas sobre esto,  sólo tiene que leer e interpretar la Historia tal y como es,  sin tergiversarla.

El sábado más próximo al 30 de mayo, tal como ocurre ahora, que siga siendo el DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS, y que sea ese día y solo ése, una jornada para rendirle a nuestro Ejército el tributo que se merece. Que se publiciten más esas jornadas de puertas abiertas organizadas en nuestros cuarteles, conferencias divulgativas…etc  y que disfrutemos de un único y buen desfile militar organizado, con el mismo criterio de ahora, de manera que sea itinerante para que llegue a los diferentes rincones de nuestra piel de toro.

Y por último para la FIESTA NACIONAL DE ESPAÑA, propongo una fecha que nos haga sentir a la inmensa mayoría de los españoles orgullo de nación (y no se me escandalicen algunos, que no estoy diciendo nada que no hagan el resto de países civilizados y de nuestro entorno) y tal vez sería buena fecha el 2 de Mayo.

Si, aquella fecha en la que los españoles nos unimos para echar al invasor porque seguro que a Francia, nuestra nación hermana, no le importe pasado ya tanto tiempo. Y que ese día celebremos de verdad la FIESTA NACIONAL, una jornada de banderas rojigualdas al viento, donde le gritemos a nuestra España, más que en una final del Mundial de Fútbol, y así celebrar lo que hemos sido, lo que somos y lo mucho que podemos llegar a ser si, de manera inteligente, apartamos las diferencias y nos centramos en lo que está inventado desde siempre: eso de que “la unión hace la fuerza”.

Quiero terminar con un VIVA ESPAÑA aunque, los de siempre, ya sé que me llamarán  fascista, pero no pierdo la esperanza de que llegue ese día en el que cuando cualquier español pronuncie con naturalidad ese VIVA ESPAÑA, que no sorprenda a nadie porque al hacerlo sencillamente expresa su amor por su Patria más allá de cualquier ideología de centro, izquierda o derecha.

Así que, por un calendario de fiestas nacionales más sensato, que ¡VIVA ESPAÑA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Nunc coepi – Visita del abad de Clear Creek

“Y dijo Yahvé a Gedeón: Por medio de estos trescientos hombres, os…

Entrevista al P. Javier Olivera

El P. Javier Olivera es un sacerdote argentino, graduado en la Facultad…

El Arte. Posible nueva víctima del hombre moderno

El pasado mes de enero de 2018 se retiró una de las…