Tiempos de tempestad airados,
Anochece ya, mundo hastiado,
De dichosa fermosura,
Por la cólera dominado.

Dichas de más grandes sabios,
Ya predecían vuestros labios,
Tan grande locura.

Mundo ruinoso y desalmado,
Tremenda ha de ser tu cura,
Mas, cómo has enfermado.

En noche de soledad
Caíste para odio tuyo,
En mundo endemoniado,
Hasta que Cristo haga triunfo suyo.

 

Antonio Choza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Nunc coepi – Visita del abad de Clear Creek

“Y dijo Yahvé a Gedeón: Por medio de estos trescientos hombres, os…

Entrevista al P. Javier Olivera

El P. Javier Olivera es un sacerdote argentino, graduado en la Facultad…

El Arte. Posible nueva víctima del hombre moderno

El pasado mes de enero de 2018 se retiró una de las…