Desarrollo de la Cultura de la Muerte

 

La cultura de la muerte ataca la vida en su origen mediante la esterilización, el aborto, la anticoncepción o la experimentación con embriones. Ataca la vida en su hábitat natural fomentando el divorcio, el sexo libre, la promiscuidad o la homosexualidad. Y ataca en el fin natural de la vida promoviendo la eutanasia o el suicidio.

No es extraño que el radio de actuación, y por tanto de contagio, de las poderosas organizaciones contrarias a la vida o de ideología similar, de similar lenguaje y similares argumentos, y de similares financiaciones, aumente cada día causando estragos no sólo en países subdesarrollados, en donde tales organizaciones despliegan su actividad sufragadas por organismos internacionales, sino también en los países más desarrollados.

Caso paradigmático es el español, donde una tradición secular de respeto a la vida ha sido minada en unas pocas décadas por una cultura de la muerte plasmada a nivel institucional en multitud de leyes y organismos públicos encargados de propagarla entre la población. Estamos en una situación desastrosa con una de las legislaciones abortistas más perniciosas de todo el mundo, que no sólo desprotege absolutamente la vida del no-nacido durante un plazo muy largo, sino que también incorpora una filosofía que legitima el aborto como un derecho de la mujer. Pero el aborto estuvo al comienzo, y junto a una progresiva banalización de la vida, llegaron más atentados contra ella.

Cuando una persona o una sociedad admite una excepción por pequeña que sea al mandamiento de “no matarás (al inocente)”, comienza un proceso de deslizamiento paulatino que lleva a admitir progresivamente nuevos casos y nuevos supuestos, ya que esa persona o esa sociedad han comenzado a acostumbrarse a la muerte. Ese acostumbramiento va adormeciendo la conciencia moral respecto al respeto que merece la vida humana sin que el proceso tenga límite conocido alguno. Esto es lo que pasó en la Alemania de los años treinta del siglo pasado y es lo que está pasando en la actualidad con el aborto y comenzando a suceder con la eutanasia.

Pero, ¿existen argumentos a favor de la eutanasia? Al igual que sucedió con el aborto, hoy vemos como el proceso que conduce a la despenalización (y posterior legalización) de la eutanasia se inicia con una audaz campaña mediática que tiene por objeto transformar radicalmente la conciencia social, inclinando la opinión pública hacia la aceptación de la eutanasia. La experiencia muestra que, para lograr este generalizado cambio de parecer, es preciso engañar, confundir y manipular no sólo las ideas sino también los sentimientos de los ciudadanos.

De ahí que antes de anunciar la propuesta de ley sobre la eutanasia, casualmente el día de la Virgen de Lourdes (patrona de los enfermos), los medios de comunicación del sistema se encargaron antes de engañarnos, confundirnos y manipular nuestras ideas y sentimientos mediante el bombardeo que meses antes sufrimos con aquella noticia del “hombre que ayudó a morir (asesinó) a su mujer” con esclerosis múltiple.

La eutanasia se nos propuso y propone, por un lado, como única alternativa al ensañamiento terapéutico y, por otro, como única salida al dolor intratable del enfermo terminal. Es por eso que muchas personas han identificado erróneamente el rechazo al ensañamiento terapéutico con la eutanasia y el rechazo a la eutanasia con la justificación del ensañamiento terapéutico o la insensibilidad hacia el sufrimiento del paciente. De este modo la mayor parte de España llegó a la desviada conclusión de estar a favor de la eutanasia.

 

Álvaro Chillarón de la Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Nunc coepi – Visita del abad de Clear Creek

“Y dijo Yahvé a Gedeón: Por medio de estos trescientos hombres, os…

Entrevista al P. Javier Olivera

El P. Javier Olivera es un sacerdote argentino, graduado en la Facultad…

El Arte. Posible nueva víctima del hombre moderno

El pasado mes de enero de 2018 se retiró una de las…