A 3882

«Pray against Coronavirus» es una coordinación mundial para el rezo del Santo Rosario en estos tiempos de pandemia.

Es de notar cómo los antiguos, en tiempos difíciles para un pueblo o reino, aumentaban su oración, su ayuno y su mortificación para aplacar la ira de Dios. La cuestión no es imitar lo que hacían los antiguos por el hecho de ser antiguos, sino rescatar la cosmovisión que subyacía a estas prácticas de piedad y oración intensificadas cuando había pestes, hambrunas o guerra. Y esa idea que subyace es la del reconocimiento de Dios Uno y Trino como autor de la vida y sustentador nuestro. Idea, por cierto, que hoy se va difuminando y disolviendo cada vez más.

Hemos visto con horror que los comercios multinacionales han incrementado sus servicios a domicilio para hacer más placentera la estancia en cuarentena, como algunas plataformas pornográficas que han abierto sus tarifas para facilitar el acceso a sus contenidos en países como Italia, tan afectado por este virus.

Pues bien, contra esta reacción confortable y sensual a lo que es una pandemia, ha surgido esta propuesta para el rezo del Rosario. Propuesta que en vez de desordenarnos más, nos ordenará internamente y también respecto a Dios, reconociéndole como creador nuestro.

En varios países ya está habiendo abusos de la potestad eclesiástica, cerrando los lugares de culto y clausurando la Misa dominical, sin dar posibilidad a quien en conciencia tenga la inclinación de ir de poder hacerlo. Quizá sirvan estos tiempos como simulacro de lo que nos pasará a los católicos cuando empiece la persecución física y nos cierren los templos. Habrá que intensificar la oración privada, el rezo del Rosario, del Oficio divino, y de tantas otras oraciones cuya práctica hemos abandonado en nuestros días.

Habrá muchas personas que ya rezan el Rosario frecuentemente, y no se les pide a ellos más que que seleccionen las horas en que lo rezan y que así se vayan cubriendo los horarios. Los turnos son de media hora cada uno, simplemente les pedimos que dediquen 30 minutos a la semana a rezar a la Madre de Dios.

Pueden inscribirse en el siguiente enlace para seleccionar los días y horas en que usted se comprometa a rezar el Rosario:

https://forms.gle/xChb35xQbYXsX7Cj6

Quedamos unidos en la oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Nunc coepi – Visita del abad de Clear Creek

“Y dijo Yahvé a Gedeón: Por medio de estos trescientos hombres, os…

Entrevista al P. Javier Olivera

El P. Javier Olivera es un sacerdote argentino, graduado en la Facultad…

El Arte. Posible nueva víctima del hombre moderno

El pasado mes de enero de 2018 se retiró una de las…