Con motivo de la festividad del Corpus Christi compartimos con nuestros lectores de Revista Hispánica este poema salido de la magna pluma del Doctor Angélico, titulado en latín Pange lingua y compuesto con motivo precisamente de la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo que hoy celebramos.

 

Que la lengua humana

cante este misterio:

la preciosa sangre

y el precioso cuerpo.

Quien nació de Virgen

Rey del universo,

por salvar al mundo

dio su sangre en precio.

 

Se entregó a nosotros,

se nos dio naciendo

de una casta Virgen;

y, acabado el tiempo,

tras haber sembrado,

la Palabra, al pueblo,

coronó su obra

con prodigio excelso.

 

Fue en la última cena

-ágape fraterno-

tras comer la pascua

según mandamiento,

con sus propias manos

repartió su cuerpo,

lo entregó a los doce

para su alimento.

 

La Palabra es carne

y hace carne y cuerpo

con palabra suya

lo que fue pan nuestro.

Hace sangre el vino

y aunque no entendamos,

basta fe si existe

corazón sincero.

 

Adorad postrados

este Sacramento.

Cesa el viejo rito.

Se establece el nuevo.

Dudan los sentidos

y el entendimiento

que la fe lo supla

con asentimiento.

 

Himnos de alabanza,

bendición y obsequio;

por igual la gloria

y el poder y el reino

al eterno Padre

con el Hijo eterno

y el divino Espíritu

que procede de ellos.

 

Santo Tomás de Aquino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Nunc coepi – Visita del abad de Clear Creek

“Y dijo Yahvé a Gedeón: Por medio de estos trescientos hombres, os…

Entrevista al P. Javier Olivera

El P. Javier Olivera es un sacerdote argentino, graduado en la Facultad…

El Arte. Posible nueva víctima del hombre moderno

El pasado mes de enero de 2018 se retiró una de las…