Mientras escuchaba el debate previo a la votación del decreto de la nueva normalidad unas palabras resonaron fuertemente en mi cabeza. El diputado socialista que salía a la tribuna, el Sr. Meijón, decía sentir orgullo de su gobierno por haber actuado con “rigor, transparencia, honestidad”.

Al pronunciar estas palabras el diputado había actuado con total lealtad a su partido y a su gobierno. Mas, actuando con lealtad a su partido y a su gobierno, dejó de serle fiel a algo tan despreciado hoy en día: la verdad. Diciendo esto, no dudo que muchos alegarán que estoy siendo sesgado. Pero lejos de la realidad (valga la redundancia), cualquiera dispuesto a juzgar las cosas como son, a pesar de sus consecuencias, reconocerá verdad en mis palabras.

¿Cómo puede presumir el partido del gobierno de rigor cuando todos los españoles hemos sido testigos del increíble baile de cifras que se ha dado a lo largo del Estado de alarma? ¿Dónde encuentra uno la transparencia en las declaraciones contradictorias del Sr. Marlaska tras la destitución de Pérez de los Cobos? ¿Acaso realizaba Pedro Sánchez un ejercicio de honestidad cuando para prorrogar su estado de alarma, pactó con Ciudadanos una cosa, y por la puerta de atrás otra con Podemos y Bildu? La lista podría continuar, pero creo que esto bastará para demostrar una sola cosa: las palabras han dejado de tener significado.

Probablemente el diputado socialista no leyó el significado de dichas palabras en el diccionario antes de subir a la tribuna. Y es que los movimientos de izquierda, que han hecho alarde de las ideas de Laclau y Mouffe, han convertido a toda palabra bella en un significante flotante, y la han vaciado de contenido. Palabras que tenían tanto valor y significado como honestidad, moderación, justicia, transparencia han perdido su verdadero significado, quedando tan solo la fachada de que solían representar algo bello.

¿Cómo podremos ahora diferenciar al honesto del deshonesto? O mejor dicho ¿Cómo podremos diferenciar al lobo del cordero? Aquellos que creemos que las palabras tienen un significado debemos tomar conciencia de ello más que nunca. Hoy reemplazan estatuas, quién sabe si mañana quemarán diccionarios…

 

Rafael Heraclio López Jiménez

 

Publicado en las Cartas al director del ABC de Sevilla, el viernes 26 de junio de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Nunc coepi – Visita del abad de Clear Creek

“Y dijo Yahvé a Gedeón: Por medio de estos trescientos hombres, os…

Entrevista al P. Javier Olivera

El P. Javier Olivera es un sacerdote argentino, graduado en la Facultad…

El Arte. Posible nueva víctima del hombre moderno

El pasado mes de enero de 2018 se retiró una de las…