Entrevista a Shawn Carney, CEO de 40 Days for life.

Durante la última Convención Nacional del Partido Republicano en Estados Unidos, dos de los asistentes más mediáticos, Abby Johnson y Sor Deirdre Byrne, afirmaron que ningún presidente en la historia de Estados Unidos había hecho tanto por la causa provida como Donald Trump. Precisamente con motivo del salto a la fama de Abby Johnson, el estreno de la película Unplanned, y las medidas legales de la Administración Trump, la cuestión del aborto se ha situado en el centro del debate público en Estados Unidos. Paralelamente, el pasado19 de septiembre comenzaba en España la segunda campaña del movimiento próvida internacional 40 Days for Life, protagonista de la película.

Shawn Carney junto a Abby Johnson en una marcha provida

Shawn Carney, CEO de la organización, habla en exclusiva con Revista Hispánica sobre la campaña internacional por la vida, las virtudes morales hispánicas, o las perspectivas actuales para poner fin al aborto, tanto en España como en Estados Unidos.

— Shawn Carney es una de esas figuras que no se pliegan ante las circunstancias, y como muestra en numerosas ocasiones, no ve distinción moral entre su vida pública y privada. Según su experiencia, ¿cómo cree que debemos actuar los católicos en la vida pública en lo referente al aborto?
— Tendrían que vivir su vida y ser católicos. Y cuando viven su vida, cuando viven su fe, no hacerlo por un periodo de tiempo determinado, o para algunos días de la semana concretos. Además de vivirlo siempre, debe hacerse públicamente. No por aparentar piedad o enorgullecernos de lo santos que somos: Vivir públicamente nuestra fe es ahora más importante que nunca, señalando la verdad y belleza de las enseñanzas de Iglesia sobre la Ley Natural, sobre la Ley Eterna, en el hecho de que todo ser humano tiene dignidad y no tendría que ser juzgado con base en las circunstancias de su concepción. ¡Qué buenos tiempos para ser católico y dar testimonio del Evangelio de vida en un tiempo en el que tanta locura se ha infiltrado en nuestra cultura! Estamos viendo el coste que tiene quitar a Dios de nuestra cultura.

¿Especialmente en España?

—Si quitas el catolicismo ¿a quién le importa la historia de España? Eso es lo que les hace grandes, el orgullo español es su fe Católica y la historia de la Iglesia de España, no hay España sin la Iglesia Católica.

Esto algo que debe ser ensalzado, aunque muchos hayan crecido sin Dios y vean la fe como algo anticuado. Eso es irrelevante. Nosotros como católicos no elegimos el periodo histórico en el que nacemos, Dios nos ha puesto aquí ahora por algo, por una razón, cuando los niños por nacer están siendo atacados, y las familias están siendo atacadas. Nuestro Señor vino al mundo a través de una familia.

Si quitas el catolicismo ¿a quién le importa la historia de España? Eso es lo que les hace grandes, el orgullo español es su fe Católica y la historia de la Iglesia de España

Necesitamos confiar en Dios y pedir ayuda a los santos. Me encantan los santos españoles. Tengo mucha devoción a San Ignacio de Loyola, me encanta San Isidro, me gusta realmente mucho Santa Teresa de Ávila. Ella no gastaba el tiempo con las palabras de los hombres y necesitamos eso, necesitamos esa intensidad española, esa alegría española. Creo que los católicos españoles os haríais un gran daño, a vuestro país y al futuro de vuestro país si escondéis vuestra fe católica y no la vivís en vuestra vida pública. Esto no es más que una tentación de cobardía, y no necesitamos cobardes, necesitamos santos alegres, y los necesitamos en España.

Shawn Carney, el joven CEO de 40 Days for Life

“La clave es la oración”

Es complejo decantarse por una opción y seguramente sea más un proceso que una medida pero, si tuviese que decantarse por una, ¿cuál diría que es la clave para terminar con el aborto?
—La clave es levantarse, levantarse del sofá y hacer algo. La clave para mí es la oración. La oración tiene que ser lo primero, tenemos que rezar, pero también tenemos que salir a las calles, hacer un llamamiento a la sociedad y formarla en la humanidad del bebé, ya que para justificar el aborto tienes que rechazar la ciencia. Deshumanizar a otro ser humano por su tamaño o por las circunstancias de su concepción es una mentalidad enferma y retorcida. Así que creo que la oración y el activismo son la clave para acabar con el aborto, también para ayudar a los trabajadores abortistas a tener un cambio de corazón para salir de la industria abortista. En Estados Unidos, 206 trabajadores de estas clínicas han tenido una conversión, un cambio de parecer dejando su trabajo, algo que es clave para acabar con el aborto

Un elemento clave en la película Unplanned, y también en 40 Days for Life es sin duda Abby Johnson. ¿Sigue teniendo contacto con ella? ¿Qué destacaría de su persona y proceso de conversión?

—Sí, somos amigos, acabamos de hacer una fiesta para ver la película Unplanned, que también está en español online, y hay mucho que resaltar sobre ella. La conozco desde hace ocho años, cuando trabajaba en la clínica, vino a mi oficina y le ayudamos a dejar la industria abortista. Una cosa que no sabía de Abby es que tiene muy buen sentido del humor, le gusta reír y nunca pensé que trabajando en una clínica abortista se podría tener un sentido del humor así. Esto es algo muy importante, como bien saben nuestros hermanos españoles que son muy alegres, buenos riendo, festejando y bebiendo vino, y eso es algo muy bueno.

También resaltaría de Abby su retrato familiar, y mirar cómo Dios le ha ayudado a ella y su marido, y como les ha guiado a la Iglesia Católica. Tienen ocho preciosos hijos, y eso es vivir verdaderamente del Evangelio de la vida, no por que tengan tantos hijos,-mucha gente puede tener muchos hijos o por diferentes razones ser incapaces de tenerlos-, sino por lo abierta a la vida que ha estado. Pasar de trabajar en una clínica terminando con vidas (ella misma tuvo dos abortos) a estar abierta la vida y ver a Dios bendecir eso… uno de los frutos más increíbles es su papel como madre y el ver a sus preciosos hijos y a su maravilloso marido. Opino que es una verdadera transformación de una cultura en actitud de muerte a una cultura en actitud de vida, y es un testimonio precioso que da esperanza a mucha gente.

Asistentes a la vigilia de 40 Días por la Vida, Madrid, en la clínica Dator

El comienzo del fin del aborto

Hablando de Abby, en la última Convención Nacional Republicana, tanto ella como Sor Deirdre Byrne hablaron de Trump como el presidente más próvida de la historia de su país. ¿Qué opina de la situación de Estados Unidos respecto al aborto?

—Actualmente, la oposición al aborto en Estados Unidos es más fuerte que nunca en su historia, las clínicas y centros abortistas se han reducido a la mitad desde 1991.  Planned Parenthood, el principal proveedor de abortos, ha cerrado el 36 % de sus localidades en los últimos 10 años. Vemos estas maravillosas tendencias como 40 días por la vida concentrándose en nivel local. Donald Trump ha sido el presidente más pro-vida en toda la historia de nuestro país. Incluso con presidentes pro-abortistas como Obama, fuimos capaces de alcanzar muchas victorias al cerrar instalaciones abortistas y salvar muchos bebés concentrándonos. También hay una parte política y tenemos que centrarnos en eso también, pero el desarrollo correcto es desde la base hacia arriba.

Como católicos no elegimos el periodo histórico en el que nacemos, Dios nos ha puesto aquí ahora por algo, por una razón, cuando los niños por nacer están siendo atacados

Háblenos del proceso que le llevó a dedicarse a la causa próvida. ¿Siempre fue defensor activo de la vida?

—Me gustaría que hubiese sido un proceso organizado, pero no lo fue, no era mi plan. Yo siempre fui pro-vida, quería ser sacerdote en el Instituto, pero mi director espiritual me recomendó ir a la universidad. Empecé a salir con la hermana de mi mejor amigo, cosa que a pocos mejores amigos les gustaría, pero en nuestro caso nos llevamos muy bien. Fue precisamente ella quien me involucró en los movimientos próvida en la universidad, sobre todo yendo a rezar frente a clínicas abortistas. La primera vez no quería hacerlo, era pro-vida, pero nunca lo había hecho, y acabó resultando una alegría hacerlo. También fue doloroso ver el efecto del aborto, ver a gente de mi edad entrar allí. Ahí supe que tenía que hacer algo más. Casualmente, poco después me pidieron que fuera el director de una organización pro-vida local y presentamos 40 días por la vida a nivel local en 2004, luego nacionalmente, y más tarde internacionalmente 2007. Todo esto lo hicimos estando abiertos a la voluntad de Dios, desde el principio comenzamos esto por Dios y para dar testimonio con nuestras vidas y con nuestros hijos. Es una alegría inmensa el servir y me encanta, y me encantan las personas con las que trabajo. Y ciertamente amo el hecho de dedicarme a un trabajo que requiere de oración, es muy bueno para la vida espiritual… para hacer esto sólo debes tener una relación interna con nuestro Señor.

Eso es esquizofrenia: el que toda vida humana es preciosa si la queremos, y si no la queremos, la podemos matar

¿Esquizofrenia colectiva?

El papa Benedicto XVI en 2012 alertó de la esquizofrenia entre moral individual y pública que sufren los católicos, llegando al punto de tener una doble vida ¿Es aplicable esto al aborto?

—Esta frase del Papa Benedicto como la mayoría de sus citas es bastante precisa, lo vemos en quienes dicen «yo, personalmente, soy cristiano, creo en Jesucristo, pero no quiero imponer mi religión los demás»: Este concepto de religión es una broma, lo que pretende es estar personalmente en contra de lo malo, pero estar callado públicamente.

Así que sí, tenemos esquizofrenia con el aborto. Cuando tenemos un bebé hacemos una fiesta «baby shower» con globos y tarta, y apoyamos a la madre, y es maravilloso, todo el mundo sonríe y le compramos a la madre ropa para que pueda enseñar la tripa y todas esas cosas. Pero cuando no queremos al bebé, no hacemos las fiestas, estamos desilusionados y pagamos a un doctor para que de la forma más bárbara maté al bebé y lo arranque del vientre de la madre. Eso es esquizofrenia: el que toda vida humana es preciosa si la queremos, y si no la queremos, la podemos matar. El predecesor del Papa Benedicto, el Papa Juan Pablo II fue muy atrevido al llamarlo «cultura de la muerte».

Shawn Carney y Abby Johnson en la película Unplanned

“Podéis acabar con el aborto en España”

Quizá su organización este aquí para traer algo de cordura. ¿Qué es lo que resaltaría de su trabajo en 40 días por la vida?

—Creo que la cosa más bonita son los niños salvados, tenemos unos 17.000 bebés salvados, y 107 clínicas abortistas cerradas que han salido del negocio, incluyendo la clínica de Planned Parenthood donde 40 días por la vida empezó por primera vez, y que ahora es nuestra sede central internacional. Cuando cerró, tuvimos la oportunidad de hacernos con el edificio y lo tenemos con un precioso memorial para los no nacidos.

Personalmente una cosa que amo es conocer a nuestros líderes locales y ver a personas que parecen algo nerviosos o tímidos por ser pro-vida. ¡Dad un salto de fe, inscribíos para dirigir campañas de 40 días por la vida, pasad por nuestro entrenamiento y veréis cómo Dios hace un montón con vuestro esfuerzo! El ver clínicas cerrar, a los trabajadores de las clínicas convertirse…, todo eso viene de alguien que venció su miedo, mucho de esto es miedo.

Los líderes locales de 40 días por la vida son el motivo de la expansión por el mundo, y la mayor alegría para mí es entrenarlos, prepararlos, alentarlos y rezar con ellos y estar con ellos en las trincheras. Son ellos los que impulsan las campañas, y eso es un gran hito: No importa quién esté trabajando en el Gobierno, o el tiempo que hace, o lo que diga la prensa, nuestros líderes locales se mantienen, tienen una gran fortaleza y es una gran alegría ser testigo de ello.

Si tuviese que dirigirse ahora mismo a los movimientos pro-vida en España, ¿qué les diría para concluir esta entrevista?

—Que se levanten en defensa de la vida. España tiene una rica cultura e historia católicas, una historia de amor por la vida, y sabe cuánto daño le ha hecho deshumanizar a la persona y sacar a Dios de la cultura. Lo que no os recomendaría a los españoles es caer en la desesperanza, seguir el comportamiento de Europa y pensar que el aborto está aquí para quedarse. No hagáis eso, ¡podéis acabar con el aborto en España!

Pincha aquí para conocer la campaña de 40 Días por la Vida Madrid 2020: https://revistahispanica.com/inicio/2020/10/05/40-days-for-life-los-ataques-del-gobierno-estan-siendo-mayores/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

40 Días por la Vida: “Recemos por las madres fallecidas durante los abortos”

La organización 40 Días por la Vida llama a la oración por…