A siete días de la promulgación del Motu Proprio Traditionis Custodes, suena el pistoletazo de salida para centenares de jóvenes y familias que durante los próximos tres días peregrinarán desde Oviedo hasta Covadonga con Nuestra Señora de la Cristiandad.

Un gran agrupamiento de jóvenes en torno a la Tradición

Javier Alonso, presidente de Instituto Lepanto y jefe del primer capítulo de la asociación, Nuestra Señora de las Victorias, cuenta a Revista Hispánica desde Oviedo que “esta peregrinación es un testimonio de Cristiandad ante una España corroída por el laicismo. Este gran agrupamiento de jóvenes en torno a la Tradición –la organización apunta a que son más de 300 los que han acudido en su primera edición– es una gran muestra de lo que Cristo puede llegar a mover en los corazones”, apunta.

Algunos miembros del capítulo Nuestra Señora de las Victorias, en el comienzo de la peregrinación a Covadonga.

La peregrinación, que surge al abrigo de las que se realizan desde hace años en París o Luján, en Argentina, “es perfectamente fiel a la Santa Iglesia Católica y al Sumo Pontífice”, explica Javier, “aún a pesar de las dificultades que se hayan podido sobrevenir”.

Todas las misas de la peregrinación se celebran bajo el conocido como “rito tradicional”, definido por el Cardenal estadounidense Raymond Leo Burke como Usus Antiquior o Uso Antiguo de la misa.

“Al final la misa tradicional es lo que nos mueve, el principal motor de esta peregrinación”. Javier Alonso explica que tanto desde su organización como desde el conjunto de Nuestra Señora de la Cristiandad, aprecian esta forma litúrgica como “la misa que la Iglesia Católica ha tenido durante 1500 años y ha formado generaciones de santos. Es la misa más perfecta”, añade.

“No nos mueve la lucha sino el apostolado, a cada uno con sus pecados”

“Es lo q que reivindicamos, sin odios ni luchas. A nosotros no nos mueve el espíritu de lucha sino de apostolado y evangelización. Cada miembro tendrá sus pecados y miserias” afirma, pero eso no implica renunciar a “un espíritu de evangelización a través de la misa, y a través del espíritu tradicional de sacramentos”.

Javier, de 28 años, explica que pese a que la gente que ha acudido a la peregrinación “es muy diversa”, predominan las familias y los jóvenes. “En el capítulo de Nuestra señora de las victorias tenemos una amplia representación de jóvenes y familias, pero también gente adulta, trabajadores y no tan jóvenes. En su mayoría todos los peregrinos son jóvenes, pero no está cerrada a ellos y eso demuestra lo que es la Iglesia”.

Cientos de jóvenes peregrinos camino de Covadonga.

Celebraciones a la intemperie 

Debido a la aplicación inmediata del Motu Proprio por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, no se ha autorizado “la celebración de la Santa Misa según el Vetus Ordo en nuestras iglesias parroquiales y demás templos diocesanos, como la Catedral y la Basílica de Covadonga”, según decretó en un comunicado el 21 de julio. Por ello, todas las misas de la peregrinación deberán ser celebradas a la intemperie.

Ninguno de los capítulos, organizadores o grupos que se hayan sumado a la peregrinación ha expresado ningún tipo de reproche frente a desacuerdos, desavenencias o dificultades que hayan podido surgir”, afirma el peregrino. Observa que “todos se han comportado ejemplarmente demostrando un gran amor por la Iglesia Católica y por España”.

Crecimiento imparable de la misa tradicional

Observa que “cada vez más hay una gran demanda  -si se puede decir así- de la misa tradicional”. Preguntado por los motivos de un crecimiento que en algunos lugares se antoja imparable, opina que se debe “al alto ideal que supone y que mueve los corazones. Ese alto ideal es la misa, que mueve a los jóvenes y no tan jóvenes que se han visto privados de este tesoro y que buscan un fuego, algo que los consuma y que haga arder su corazón, porque en la misa está Cristo, el único que hace encender esos corazones”.

“Al final todos los jóvenes están sedientos, sean católicos o no, por eso hay que dar a conocer este gran tesoro de la misa”.

Los peregrinos comenzaron a reunirse a tempranas horas de la mañana frente a la catedral de Oviedo.

Seguir a Cristo, cada uno con sus pecados: ese es el espíritu

Entre las intenciones de la peregrinación, resume dos de las más relevantes, rezar por la Iglesia Católica y por España. “Qué mejor testimonio que una gran cantidad de personas, fieles, cada una con sus pecados, su historia y vida, pero personas que intentan seguir a Cristo lo más santamente que pueden en estos tiempos que corren. Ese es el espíritu”.

Precedentes en Covadonga

Instituto Lepanto, que ya organizó una primera peregrinación tradicional a Covadonga en 2018, quiere estar presente nuevamente junto a “la Santina” con Nuestra Señora de la Cristiandad “con el mismo espíritu. Una peregrinación movida por el amor a la Santa Misa Tradicional, la reivindicación del espíritu de la Cristiandad y de la Hispanidad. No tenemos otro motivo que Cristo, que se encuentra en la Santa Misa”, concluye.

Así fue la peregrinación a Covadonga realizada en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like