Poemas a la Inmaculada Concepción

Inmaculada

Alejandro Alonso comparte en Revista Hispánica dos poemas de su amplia colección de escritos, dedicados a la Inmaculada Concepción y a la milicia.

Pañuelo tú, que con el viento leve
maculosa escisión guardas apenas,
sin importar del cielo las obscenas
nubes que impulsa su estornudo breve;

delgado tul, a quien el mundo debe
el tímido claror que hay en sus venas,
nieve como la miel de las colmenas,
dulce, sabrosa y pura miel de nieve;

la presencia en mi boca purifica
de tu sabor como morder el cielo
mi existencia, pues loaros melifica.

Eres como ave albar, alzado el vuelo,
que la blancura celestial duplica;
como un pañuelo tú, como un pañuelo.

Al soldado español

Estos son mi fusil y mi mochila.
No tengo nada más. Porque soy pobre
el acero conozco más que el cobre;
que el tejado la estrella que rutila.

Camino de aquí a allá. En mi pupila
he visto tanto que quizás me sobre.
Saboreo lo dulce en lo salobre
que mis costras con recurrencia afila.

Mi ley es combatir. Ella me ha dado
el nombre que mis padres no me dieron
y reza en qué acerté y en qué he fallado.

Este soy yo. Otro más de cuantos fueron
esos hombres cuya única alegría
fue vencer y volver a casa un día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Historia oculta de 4 Presidentes del Congreso

Con motivo de la moción de censura a Pedro Sánchez, el pasado…

Nunc coepi – Visita del abad de Clear Creek

“Y dijo Yahvé a Gedeón: Por medio de estos trescientos hombres, os…